Hacer lo que nos apasiona nos ofrece la visión y el actuar por un bien común.

Por Paco Silva

Muchos hemos encontrado un lienzo que nos salva de nuestros pensamientos negativos y de la cotidianidad de los días. Existen personas que han tenido etapas complicadas en su vida, pero han encontrado refugio y beneficio en las artes, en el estudio, en el ejercicio, y claro; en cualquier tipo de  pasatiempo y trabajo, porque en el lugar donde uno es feliz, se explota todo el potencial y así uno ofrece innovaciones y oportunidades para otros. 

Encontrar y hacer lo que no gusta, y todavía querer hacerlo durante el resto de nuestras vidas no siempre es fácil. Los obstáculos y los precios que se pagan por hacer de tus pasiones y de tus artes un estilo de vida son grandes. En ocasiones pierdes mucho tiempo, también mucho dinero, e incluso hasta obtienes confrontaciones con tus seres más allegados. Sin embargo, muchos me confirmarán que al ejecutar tus gustos se obtienen las mayores satisfacciones —que son muchas—, de este mundo, y con ellas, ya no nos dan ganas de “amolar” al otro. Al contrario, se nos ofrece la visión en nuestra mente de querer regresar al planeta lo que nos dio, y de dar un impacto positivo al prójimo, y con ello, a la sociedad. 

Muchas de las veces le dejamos el paquete de sostener la integridad de una sociedad al gobierno, y claro, eso es válido porque debemos presionar a los que nos representan y es bueno tener una postura sin confrontaciones. Sin embargo, está en nosotros ayudar a no sufrir los cambios de manera tan drástica, de reprender las actitudes negativas de nuestros hijos, de no solaparles sus acciones que puedan llegar a afectar el respeto y la paz ajena. De promover los valores y unir los lazos con las demás personas para mejorar el entorno de una vecindad o colonia donde se vive. Comparto las palabras de un político del mundo y figura del siglo pasado: «No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país». 

La felicidad se encuentra donde todo corazón noble la quiera ver. Como una vez me dijo mi padre «la vida está compuesta con detalles», y tales detalles los tenemos casi siempre en frente pues tenemos donde dormir, tenemos el pan de cada día; contamos con amigos, con mascotas; de un trabajo y de poder ver nuevos amaneceres y atardeceres. Y al tener esos amaneceres y atardeceres y estar haciendo lo que a uno le apasiona, se nos ofrece un bonito y pleno descanso al anochecer, porque la conciencia está tranquila y porque se tiene la certeza de que uno está realizando lo que cree que vino a hacer a esta vida; a esta existencia que se nos ofreció como una oportunidad para querer hacer las cosas bien. 

La felicidad la encontramos en los detalles que nos rodean, y está comprobado que también en hacer las cosas que nos gustan, sin afectar a los demás. 

Así que cuéntame, ¿qué es lo que te apasiona? ¿cuál es ese trabajo donde te apasiona estar y agradeces cada detalle de él? ¿qué cosas son las que te hacen feliz? 

Comparte tu opinión conmigo en mi página de Facebook o correo electrónico: 

Facebook: @PacoSilvaRob 

Correo electrónico: pacosilrob8@gmail.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *