Padres que «Crecieron con el siglo»

Por Paco Silva

Si tuviste uno así, agradece que hayas tenido a un padre que parecía ser un sujeto indestructible. Y así lo era, pues sabes que se forjó con bajos recursos y experimentó toda una vida de trabajo. Él vio todos los cambios que se vinieron dando a lo largo del siglo XX, y a pesar de tener pocos estudios, sabes y muchos saben que logró grandes cosas. 

Agradece haber tenido un padre que haya reflejado autoridad y respeto, pero también agradece la fortuna de recibir sus cariños, o aquellos apodos tiernos que te puso durante la infancia y que aún resuenan en tu mente. Incluso sus regaños también permite que aún resuenen. No reclames los regaños duros, al contrario; agradécelos y agradece que los utilizara en lugar de ponerte una mano encima. Algunos semblantes estrictos de algunos padres, ayudan a criar mejores personas; personas que desean entregar algo positivo a este mundo que tratan de corromper los malos. 

Agradece que él haya permitido la entrada a tu casa a los Reyes Magos en cada 6 de enero. Agradece que te haya otorgado tal hogar; que te haya inculcado valores, estudios, que te haya dado los benditos alimentos y una sagrada familia. Agradece que te haya tratado de enseñar muchas cosas para que en un futuro «supieras hacer de todo un poco».  

Agradece que tu padre estando enfermo, con alguna molestia e incluso desvelado, siempre se levantó a trabajar. Mejor ejemplo no pudiste haber visto, mejor padre no pudiste haber tenido. 

Un gran padre como él se llega a ser simplemente con las ganas y la bendición de serlo. Las ganas de ser padre no todos las tienen, agradece que él así lo haya querido desde un principio. La bendición de ser padre, no todos la tienen; agradece que él haya aprovechado la bendición de serlo, y que haya desarrollado tal papel de la mejor manera y a su manera. 

Sé que en esta vida hay buenos y malos padres. Pero te dejo a tu criterio y al destino juzgarlos. Sin embargo, es bueno que reconozcas todo lo positivo que te haya dejado el tuyo si es que tuviste la gran fortuna de contar con uno. Quizá haya algún buen momento donde le recuerdes con cariño; una bonita acción que te haya dado o algún detalle por la cual tú le añoras y le amas. Si aún cuentas con él y no sabes cómo expresarle tu cariño; toma mis palabras, hazlas tuyas y agradécele no con regalos, sino con tu tiempo y tu disposición de honrarle como buen hijo o hija, cuyos valores que te haya inculcado sean los que aún preservas para un bien común. 

Si tuviste un padre difícil pero que respondió a sus responsabilidades al procrear, no lo juzgues tanto; pues como dice la canción: «Es que creció con el siglo».   

Un gran padre deja una gran herencia, y no hablo de algo material. Un gran padre deja y te dejará la mejor herencia, ¿sabes cuál es? 

Es la del amor. 

¡Feliz día del padre! 

Comparte tu opinión conmigo en mi página de Facebook o correo electrónico: 

Facebook: @PacoSilvaRob 

Correo electrónico: pacosilrob8@gmail.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *