¿QUIÉN NOMBRA A LOS MINISTROS PÚBLICOS Y JUECES?

Con el pésimo desempeño que hacen algunos agentes del Ministerio Público y Jueces, tal parece que son nombrados por los delincuentes, y no por las autoridades; ya que con mucha frecuencia, nos enteramos cómo dejan en libertad a tantos delincuentes, que a pesar de haber sido detenidos en flagrancia comprobada de cometer un delito, los Ministros Públicos y Jueces, los dejan en libertad por que para ellos nunca hay delito para ser juzgados. 

Es decepcionante, ver cómo quedan en libertad tanto delincuente que hay en todos lados, y siempre con el mismo resultado que es a favor del delincuente; y nuestro querido San Felipe, no se queda atrás de cualquier ciudad, ya que San Felipe, a pesar de ser un pueblo tranquilo, algunas autoridades dejan mucho que desear. 

Por medio de la publicación que hacen en el periódico TIEMPO, nos enteramos que a pesar de haber entrado un honorable ratero a una casa, para robar, para la autoridad no hay delito; y no es el único caso, pues hace como 9 meses, unos vivales vendieron una casa ajena; y cuando la dueña fue a ver su propiedad, ya tenía un nuevo dueño; y cuando acudió al Ministerio Público, la secretaria le dijo que la única solución era que rentara la casa o la prestara para que no estuviera sola; esa fue la solución que le dieron. ¿Verdad que las autoridades sí se preocupan por dar un buen servicio a la ciudadanía? Y como esos casos está saturado el sistema jurídico; por lo cual, los delincuentes se sienten muy bien protegidos, pues saben que las leyes y las autoridades están siempre a su favor. 

¿Cuál es la insistencia de las autoridades, de insistir tanto en que la ciudadanía haga la denuncia, cuando son víctimas de la delincuencia, si saben bien que no les hacen justicia? ¿Será la forma de seguir engañando a la ciudadanía, cuando por lo único que se preocupan es por su fabulosa quincena salarial? Ya que los hechos así lo demuestran. 

Para el Fiscal Carlos Zamarripa Aguirre, y el Secretario de Seguridad Alvar Cabeza de Vaca, los delitos han disminuido en todos los niveles; cosa completamente falsa, lo que es: Que de cada 10 delitos, 8 no se denuncian, porque los afectados han comprobado que es perder el tiempo; ya que todo es a favor del delincuente, cosa que está comprobada con los hechos;  los dos que se denuncian, ninguno procese, porque para los Ministerios Públicos y Jueces, los delincuentes son honorables ciudadanos. 

¿Esos funcionarios públicos, actuarían así, si ellos o sus familiares fueran las víctimas? Tal vez sería diferente, ya que así lo dijo el secretario Pedro Cortés de Irapuato, cuando dijo que el castigo debía ser mayor cuando se agrede a la autoridad; ya que son personas de mayor JERARQUIA, que pertenecen a la clase dorada, por lo cual, ahí si hay delitos que se debe castigar. 

Como ven amables lectores, así es como se ejerce la justicia en un país en donde nunca pasa nada; siempre que las víctimas sean los ciudadanos de a pie, y que no pertenezcan al círculo de la alta ARISTOCRACIA ¿Pero qué es ARISTOCRACIA? ARISTOCRACIA es: el conjunto de clase noble, de conductas y modales de su categoría; que se consideran superiores a cualquier persona que no pertenecen a su círculo. La única vez que se ponen al mismo nivel del pueblo en general, es en las campañas electorales para pedir el voto, y así presumir que están en el puesto porque el pueblo los eligió, y que van a trabajar por un mejor bienestar de la población, cosa que olvida tan pronto como toman posesión del cargo; ya que está comprobado que cuando tienen el puesto, jamás se vuelven a parar en algunas comunidades que hasta la fecha, carecen de lo más indispensable, como es: Escuelas, luz y centros de salud; promesas todas ellas hechas en campaña, pero que al llegar al poder se olvidaron de todo lo prometido. 

Y siguiendo con el tema, de la impartición de justicia; ojalá las autoridades correspondientes, pongan a Agentes Ministeriales y Jueces que trabajen en beneficio de la ciudadanía, y no funcionarios ineptos que siempre están a favor de los delincuentes, que para ellos, todos esos honorables rateros; que lo que hacen en contra de la ciudadanía, nunca es delito. 

Respetuosamente 

Rogelio Rodríguez S. 

San Felipe, Gto. junio de 2019 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *